mail

Suscribite a nuestro boletín

Concejal evangélico imputado por incumplir las restricciones sanitarias

Un pastor deberá renunciar a su cargo político por poner en riesgo la salud pública.

El viernes 7 de mayo en una sesión extraordinaria se definirá el futuro del funcionario y ministro Abel Soria, quien fue imputado por el Ministerio Público Fiscal, con base en el artículo 205 en perjuicio de la salud, por reunir a más de trescientas personas sin respetar los protocolos impuestos para frenar el avance de la pandemia.

En medio del embate que produce la segunda ola del coronavirus que afecta a todo el país, este escándalo político sucedió en Santiago del Estero, en la localidad de Termas de Río Hondo, cuando el pastor y concejal Soria no solo infringió las normativas establecidas por el Gobierno Nacional y provincial, sino que el día después dio positivo de COVID-19, con lo que puso en riesgo a todos los congregantes.

En la sesión ordinaria Nº 11 que se llevó a cabo en la víspera vía Zoom la mayoría de los ediles presentes, menos el concejal José López, votaron a favor de la moción presentada por la concejal Ada Gramajo para que se realice una sesión extraordinaria en la que definirán la situación del concejal Soria. La misma se realizará el 7 de mayo a las 20.00 de manera virtual.

Cuando los concejales abordaron este punto, Soria se defendió y expresó lo siguiente: “soy completamente inocente de lo que se me acusa. Hay gente que realmente atentó contra la salud y hoy acusa. Yo en todo momento pedí que la gente se cuidara, respetara el distanciamiento. Es más, en nuestra iglesia nadie se saluda”.

Además, dijo que tenía entendido que los templos solo podían utilizar el 30% de su aforo y que en los encuentros religiosos que él organiza asisten 600 personas, aunque en la oportunidad en la que fue acusado de violar el protocolo solo había 200. Sin embargo, la imputación denuncia que concurrieron más de 300 personas.

Soria sostuvo que es “víctima de una campaña en mi contra para sacarme la banca de concejal. Pero sepan que no voy a renunciar porque ahí me puso Dios”.

En paralelo, la Asociación de Pastores Evangélicos Unidos de Santiago del Estero (Apeuse), institución que nuclea y representa a la mayoría de las iglesias evangélicas de Santiago del Estero, informó que “se encuentra plenamente adherida a las disposiciones y normativas dispuestas por las autoridades nacionales y/o provinciales referentes a la delicada situación sanitaria por la que atraviesa nuestra sociedad con motivo de la pandemia del Covid-19”.

Según los voceros de Apeuse, esta congregación no pertenece a la asociación y repudian el desacato hacia las normativas establecidas por la Nación para evitar la propagación del virus en la sociedad.

Redacción
La Corriente es una plataforma de contenidos digitales creados para informarte, edificarte y entretenerte. Nos proponemos difundir y promover la fe y la cultura cristiana al mundo.

Otras

CRISTIANAS