mail

Suscribite a nuestro boletín

¿Cómo impactan las nuevas restricciones en la educación de nuestros hijos?

A partir del día lunes las escuelas permanecerán cerradas en el AMBA y miles de chicos en edad escolar volverán a interrumpir la presencialidad en las escuelas.

Desde marzo de 2020, a raíz de la pandemia, el Sistema Educativo Nacional se enfrentó a un desafío sin precedentes: implementar clases a distancia ante el cierre temporal de los establecimientos educativos. Esto impactó tanto a la conclusión del ciclo escolar 2019-2020 como al desarrollo del actual. El miércoles por la tarde el ejecutivo anunció que las clases presenciales quedan suspendidas desde el 19 al 30 de abril.

La experiencia del 2020

Adrián Castelli, pastor, educador, presidente de la Asociación Docentes del Reino (ADORA) y coordinador de los Docentes Cristianos de la República Argentina, hizo hincapié en los inconvenientes que se les presentaron a los alumnos el año pasado con la educación a distancia. “La mayoría perdió un año escolar, ya que recién estamos recuperando los contenidos que los chicos debieron aprender el año anterior”, explicó.

Según un relevamiento realizado por UNICEF el año pasado, 6 de cada 10 estudiantes recibió un frecuente intercambio con los docentes durante el 2020, pero el 13% de los alumnos tuvo baja o nula intensidad en las actividades escolares. Esta situación está vinculada a los recursos tecnológicos con los que cuenta cada hogar.

Las dificultades

Gastón Bruno, presidente de la Asociación de Escuelas Evangélicas (ADEEA) y líder de Gobernar Bien, analizó que, si bien la virtualidad provee muchos avances para la educación, es necesario prestar atención al desarrollo cognitivo de las diferentes edades. “En el nivel inicial y en el primario es absolutamente inadmisible descansar todo el proceso de enseñanza en la virtualidad, porque es imposible la transferencia de conocimientos”, explicó el politólogo y agregó que “el aprendizaje sin tener presencialidad, sin tener socialización, es imposible”.

A partir del día lunes las escuelas permanecerán cerradas en el AMBA.

En relación con esto, el presidente de ADORA explicó “tenemos que entender que hay aprendizajes que son específicos de la edad y del proceso mismo educativo”, y añadió “hoy muchos chicos de primer año de secundaria ingresaron a la secundaria sin saber leer o interpretar una consigna; lo mismo sucede en el nivel terciario y la universidad”.

Estamos estancando a una generación.

Adrián Castelli, pastor, educador y coordinador de los Docentes Cristianos de la República Argentina.

En relación a la posibilidad de continuar con la presencialidad frente al aumento de casos, el líder de Gobernar Bien analizó “el ministro de Educación, Nicolás Trotta, daba cuenta ayer del bajísimo nivel de contagios en la comunidad educativa. Por supuesto, había unos pequeños índices, pero esto daba cuenta de que el sistema podía seguir adelante en la presencialidad sin ningún problema”.

Por su parte, Adrián Castelli reconoció que “en algunos sectores la cantidad de docentes y alumnos enfermos de COVID sigue aumentando, y las condiciones de las escuelas exponen a muchos compañeros”.

La implementación en estos quince días

Si bien esta nueva etapa encuentra a los docentes con más experiencias y algunas herramientas nuevas, producto del trabajo en ciclo lectivo 2020, también se presentan nuevos desafíos. El sistema de burbujas que se venía utilizando para mantener la presencialidad dejó con diferentes contenidos hacia el interior de un mismo curso.

“La distribución que veníamos teniendo nos multiplicó el trabajo porque puede que en un sólo curso tengamos cuatro burbujas, que van aprendiendo los contenidos en forma descontinuada, ya sea porque alguno se aisló, o porque van más rápido que la otra”, explicó Adrián Castelli.

Durante quince días las clases de dictarán de forma virtual en AMBA.

El docente refiere que es recomendable acompañar la virtualidad con formatos pedagógicos tradicionales que permitan asegurar la continuidad pedagógica como cuadernillos, fotocopias, entre otros. También agrega “por supuesto que es importante un seguimiento activo del docente por medio de las plataformas de Zoom o Meet”.

Gastón Bruno también refiere que es difícil la implementación de la virtualidad para estos quince días, por la falta de “planificación y estrategia”. Además, agrega “se va a implementar como ocurrió el año pasado y va a volver a provocar los mismos resultados y consecuencias que arrojó en su momento”.

Las medidas anunciadas en el día de ayer encendieron el debate frente al aumento sostenido de los casos de COVID-19. Mientras tanto, la educación continúa enfrentando las consecuencias que deja la pandemia, tanto en los alumnos como en el personal docente.

Alejandro Principe
Nacido en Buenos Aires, Argentina, en 1996. Es periodista egresado de la UNLaM y estudiante de Ciencias de la Comunicación. Community Manager Freelance. Líder de Adolescentes en su iglesia local.

Otras

CRISTIANAS